POESÍA Y MÚSICA POR PALESTINA

186479427_4544107775602886_1049800266138962298_n

Hoy el arte es resistencia.

Crezca tu blanco Madre, para soñar que es posible la sonrisa entre los escombros.

Que una alegre melodía espera más allá del ruido infame

que vomita esa estrella oxidada por el odio.

Que podré abrazar la nostalgia de mi abuelo desterrado ,

aunque haya quedado sin brazos la esperanza de volver a verle.

Crezca tu negro, Madre.

Para no olvidar a nadie y que nadie olvide:

mi huella subyace en el desierto,

no hay polvo ni ley ni misil que la sepulte.

Crezca tu rojo Madre, para que sepan que la piedra de mi derecho es infinita…

Y que más temprano que tarde las balas de sus privilegios no nos alcanzarán.

Crece en el viento Madre. Resiste.

Mi fe y mi hondera no conocen de derrotas.

ISMAEL JALIL- MILITANTE POLÍTICO Y DE DERECHOS HUMANOS. MAYO 2021

EL MAPA DE PALESTINA

La desaparición forzada de personas

fue la especialidad de la dictadura militar argentina.

Google la superó borrando del mapa a Palestina

desapareciendo a un pueblo entero

poniendo sordina al dolor de la madre

que ahora mismo  se arroja sobre el féretro

del hijo asesinado por las balas de los israelíes.

-Profe; ¿Dónde busco el mapa de Palestina

-Profe; ¿Dónde busco la ubicación de Gaza?

El profe taciturno piensa un rato.

– Buscala en el juguete roto abandonado en la huída

en la mirada de los niños que escapan de los bombardeos

en la tristeza de los olivares condenados a muerte.

La realidad virtual es más real

que mi dolor de ciático

que el invierno inclemente

que las familias que duermen en las calles

de este desangelado Buenos Aires.

Quizás la poesía

sea la forma de zafar

de la invisibilización

de la realidad virtual

de Google y sus secuaces.

Dante Alfaro-

QUÉ HACER MI GENERAL

Qué hacer mi general

con ese anciano de manos sarmentosas

y los ojos agrandados ante la cercanía de la muerte

qué hacer con esos niños que no levantan

medio metro del suelo

y ya alzan el puño contra nosotros

caen como racimos

caen y caen

bajo las bombas

bajo el fuego

que vuelve cenizas

los olivos

sus humildes casas

el potrero

donde hace un instante pateaban la pelota de trapo

y en seguida se funden con la tierra

con las piedras con el viento y el agua.

Nuestros tanques

su estrépito y el trueno

de sus cañones los han acallado

pero sus voces

me persiguen hasta el cuarto de baño

y en el entresueño vuelven

los ojos negros agrandados

ante la cercanía de la muerte

y me miran de frente me penetran

como cuchillos filosos hasta el alma

o lo que queda de ella

y siento en mi frente perlada de sudor

las manos sarmentosas

y vuelven sus cantos y sus voces.

Qué hacer mi general.

Espero órdenes.

D.A.

DESAFÍO

Átenme

prohíbanme los libros, los cigarros

obstruyan mi boca con arena

la poesía es sangre

el agua de los ojos

se imprime con las uñas

las órbitas

las cuchillas

La clamaré en la cárcel

en el baño

en la cantera

bajo el látigo

la violencia de las cadenas

Un millón de pájaros

sobre las ramas de mi corazón

inventan el himno combatiente.

MAHMUD DARWICH

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp