La necesidad de crear una literatura común que nos una y alimente

ecofeminismo-960x520

“Me he despojado del ropaje de mi nombre, así como la serpiente de su piel”. Briceida Cuevas.

Por Anahí Cao

Entiendo que los poetas tenemos la responsabilidad, – que se desprende de la conciencia-  de acompañar los procesos culturales y lingüísticos que los Pueblos del continente de Abya Yala exigen en la larga noche de los tiempos.

Las estrellas laten en el abismo negro, el olor de la madera, el fuego irguiéndose, la sangre, la humedad: la vida retorna por el hilo de la muerte; la muerte abre los cuerpos. Todo se completa, todo se pudre; la vida insiste libre y me conmueve.

Mbyjakuéra otiti itakua hugua´ỹva hûme, pe yvyra ry´akûa, pe tata oñembo´yvo, pe tuguy, pe te´ô: tekove oujey manosâ rupive; mano oipe´a tetekuera. Ojejapopaite ambue, ambue itujupa; tekove hova´atâ sâsoreve ha oporiahuvereko.  

 La escritura poética como un gran estómago asimila, mastica y transforma significaciones poéticas profundas, que intentan sintetizar experiencias abiertas a la vida y al dolor, que se siente irrepetible y único.

Presiento el equilibrio profundo de la sed; la vida insiste en el temblor; la sustancia del placer insiste en el temblor. Escucho el latido, el movimiento suave de la respiración, la sangre, el pulso.

Añandu yuhei joja pypuku, tekove ijeyjey ryryire, mba´epota rykue ijeyjey ryryire. Ahendu korasô popo, pytuhê ryapu vevui, tuguy, tuguy tytyi.

La propuesta de una literatura bilingüe castellano-guaraní, se fundamenta en la necesidad de crear una literatura común que nos una y alimente. Una puerta  que recupere nuestras  cosmogonías y confirme la ética que reconoce la poesía más allá de las fronteras políticas impuestas por el Estado colonial.

La respiración asciende y se renueva en la luz, el deseo goza la tierra húmeda y la piel se abre. Siento el poder del nacimiento. No solo la esperma.

Pytuhê ojupi ha oñembopyahu tesapépe. Pe mba´epota ovy´a yvy re´ô ha pire oje pe´a. añandu teñoi mbarete. Momba´añonte dhaha´ei.

Presiento el equilibrio profundo de la sed. Yo soy un cuerpo vivo. Añandu yuhei joja pypuku. Che ha´e peteî tete hekovéva.

Una literatura bilingüe que redescubra el maravilloso poder de la palabra en el cauce sensible de sus lenguas de origen, con sus aportes singulares, sus tonalidades, sus asociaciones, sus fundamentos. Porque las lenguas hablan a través de nuestra vida. Las lenguas nos convocan como ríos ancianos y nos hablan. Propongo escuchar sus diferentes tonos, respetar su vitalidad y firmeza que nos hermana.

La sangre impulsa la vida entre los muertos; la sangre regresa, el pulso regresa. Mi propio calor arde entre los animales; la vida es fertilidad, la vida es tiempo. Pausa llevada como un rebaño hacia el ocaso. Nada se detiene, nada.

Pe tuguy ombyaña tekove omanova apytépe; tuguy ou jey; tuguy tytyi ou jey. Che rakukue hendy mymbakuéra apytepe; tekove ha´e teñoise, tekove ha´e ára. Soso uguerahava mymba aty kuarahy kañygotyo. Mba´eve ndopytai, mba´eve.

La obra poética cumple un papel fundamental a la hora de hermanar las culturas y los Pueblos, aportando a la consolidación de nuestros procesos de identidad común dialogando con escucha recíproca porque no posee ningún apetito de poder solo es un movimiento verbal sensible y abierto.

“El amor es una lenta respiración que quema. Presiento el equilibrio profundo de la sed; la vida es un acto sin dueño”.

Jehayhu ha´e pytuhê mbegue ohapyva. Añandu yuhei joja pypuku; tekove ha´e mba´e apo ijara´ỹva.

Traductor: Patricio Almada maestro en el Ateneo de lengua guaraní del Paraguay.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp