Julius Fucik: desde la historia una voz contra el fascismo

descarga-1

Hombres: os he amado. ¡Estad alertas!

“También mi papel se aproxima a su fin. Yo ya no escribo ese fin. No lo conozco. Ha dejado de ser un papel. Es la vida.

Y en la vida no hay espectadores.

El telón se levanta.

Hombres: os he amado. ¡Estad alertas!

Así termina “Reportaje al pie de la horca” del periodista y militante revolucionario checo Julius Fucik, detenido por la Gestapo en 1942 en la cárcel de Pánkrac y condenado a muerte. Fucik es finalmente ejecutado el 8 de septiembre de 1943. Él había escrito este estremecedor testimonio con un trozo de lápiz y en unas hojitas que a escondidas le había proporcionado el carcelero checo Adolf Kolinsky quien además las sacaría de prisión para que fueran publicadas en 1945.

Esos manuscritos fueron entregados a su esposa Gusta Fucíkova, quien se enteró en el campo de concentración de Ravensbrük de la condena a su marido. Luego de la liberación del país, Gusta se dio a la tarea de publicar el libro de Julius.

Hay libros y libros. Algunos nos hacen viajar en el tiempo y en el espacio. Nos cuentan historias que nos entretienen y deleitan. Son placenteros como un rayo de sol en la mañana y cumplen un rol importante del orden de lo agradable. Pero hay otros que nos marcan para toda la vida. Sin ánimo de parecer autorreferencial, quiero decir aquí que cuando yo tenía catorce cumplidos, mi padre me dejó como al descuido el Reportaje y una frase: Leete éste. Y desde entonces no he dejado de leerlo periódicamente. Pocos libros han pesado tanto en mi formación para convertirse en un libro de cabecera. Con el tiempo llegué a leer una anécdota del Che que de paseo por una librería le regala a un amigo suyo el Reportaje al pie de la horca. Es que junto a “Así se templó el acero” de Nicolai Ovstrovsky, constituía la literatura obligada de generaciones de jóvenes militantes.

Hoy que el fascismo parece rebrotar en la decadente y descompuesta sociedad capitalista, el “Estad alertas” de Fucik vuelve a resonar en mi conciencia.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp