El sionismo como ópera

Sionismo

Una ideología con pretensiones universales

Daniel Fernández Ahumada

Imaginarse a sí mismo -como producto de una selfie-, ser el factótum de la liberación de un pueblo, es imaginarse demasiado aunque tal vez avalado por un dios no lo sea tanto. Si yo me levantase un día y dijese ante el espejo, soy el ballenato azul más bello y vengo a liberar a todos los ballenatos azules bellos entre bellos de probada belleza, pertenecientes al pueblo de los ballenatos elegidos por el dios ballenato que no vive entre nosotros, ustedes qué dirían, lo mismo que mi madre, que dios la tenga en su gloria, que perdí la razón, aunque sea propio del patriarcado capitalista psiquiatrizar la certeza y promover cualquier delirio asocial enmascarado en un derecho humano. Dentro del redil todo, fuera del redil nada. Esta situación difiere y en mucho a cuando Freud rechazó en su carta del 26 de febrero de 1930, la solicitud de apoyo al sionismo que le remitió la FUNDACION PARA LA REINSTALACION DE JUDIOS EN PALESTINA, la internacional sionista antes de la 2ª Guerra Mundial. Poco después, ya en 1948, en oportunidad de la maniobra imperialista que instaló el Estado de Israel, Einstein y Arendt, tildaron al sionismo de nazi y de fascista.

Aunque considere un desacierto llamarlos de ese modo, podría afirmarse que el sionismo, es decir, el ultranacionalismo protonazi fundado por judíos en 1891, supo beneficiarse aprovechando que en Europa rechazan semitas, aprovechando la masacre sistemática que realizaron los nazis y que el imperio anglo necesitase un peón que garantizara Oriente Medio y el mundo árabe semita dentro de la órbita capitalista oficiando de freno efectivo contra la expansión de la URSS. Tipifiquemos su carácter protonazi:  de origen judío y práctica metodológica terrorista filofascista.. primer espectro extremista en el establecimiento de naciones burguesas que reivindicó supuestos derechos territoriales para una nacionalidad (Jacob-Israel).. pertenencia étnica hebrea de existencia contemporánea dudosa carece de roces con el capital financiero al igual que el nacional socialismo ario germánico.. adoptó la pose de un socialismo nacional que abandonó rápidamente. Estas características distinguen conceptualmente a nazis de sionistas, así como de los fascismos y no los identifican entre sí.  

 El drama burgués del sionismo consiste en que esta ideología tiene, al igual que su dios, pretensiones universales y de esta influencia creyó que puede dictar a capricho cualquier conducta, cualquier creencia, por caso, minar la base grecolatina de Occidente e intentar ubicar lo ‘hebreo’ en su reemplazo. Pero si bien sería posible que existiese semejante dictadura universal, el sionismo no la pretende para albergar a todas las etnias, naciones y creencias, sino para alguien de sus filas que encarne las pretensiones de una única nación y un único pueblo, el pueblo elegido por Yahvé en el Pentateuco. Así, la comunidad universal de naciones y pueblos expresada en el Nuevo Testamento y avalada en la versión burguesa de modernas naciones, es entendida y transformada por el zionism en una extensión del pueblo elegido. Un sector cristiano evangelista que adoptó al sionismo, tiene su propia versión de la Tierra prometida y del Éxodo desde Virginia hasta Utah.  El sionismo se presenta como el movimiento de liberación del pueblo judío, gobierna Israel con mano de acero, legalizó la tortura, pretende transformar su nación en un Estado confesional, usurpó desde 1948 la tierra Palestina, se comporta como un enclave terrorista de ocupación en expansión, inauguró una nueva modalidad criminal cuando sus soldados apostados en el muro llaman a niños palestinos para que se acerquen y tiran a matar, y mantiene en una cárcel a cielo abierto a dos millones de personas en la Franja de Gaza, a quienes incluso les envenena los pozos de agua. La educación formal en Israel enseña a la niñez que los árabes palestinos son perros que hay que matar de chicos para evitar que les maten cuando crezcan. El gobierno israelí, incumplió más de 222 resoluciones de la ONU por sus comportamientos punibles y acabó retirándose en 2019 acusándola de organización antisemita. Durante el transcurso del presente año 2020, logró que algunas naciones reconozcan a Jerusalén como ciudad judía trasladando sus sedes diplomáticas desde Tel Aviv, y que el gobierno peronista argentino actual tal vez por imposiciones derivadas de la negociación de la Deuda, acepte la definición de antisemita a quien critique las actitudes políticas del sionismo, identificando sionismo con judaísmo, una ideología con una pertenencia religiosa. Este desacierto puede comprenderse mejor si se identificara al peronismo con el cristianismo. De esta manera, la ideología sionista ha logrado el privilegio mundial de establecer como un dogma de fe, que sus decisiones políticas no deben ser criticadas porque cualquier crítica encerraría un ataque a los hijos de Sem.

Aunque en otra dificultad semántica mayor para quienes avalan esta falacia, los pueblos semitas fueron seis y en la actualidad no uno sino dos, árabes y judíos, con lo cual esta acusación de antisemitismo es un concepto vacío. El sionismo se inscribe activamente en la fractura propia del patriarcado fundacional consciente y del semita en particular, aquél que postuló a las religiones mediante un relato unificador, amparante, que proporcionaba identidad a los pueblos. El punto inicial conocido fue el Código que el rey babilonio Hammurabi recibió de su dios Marduk hace 3800 años, algo copiado en la figura de Moisés hace 2500 años. Del Código Hammurabi que está en la sección Arte oriental del Louvre –un falo de piedra tallada de 2.7m-, habrían surgido las tres religiones de libro, con el agregado del cristianismo, una grave fractura al interior del judaísmo, muy notoria porque pareciese que fuesen invocados dos dioses diferentes, ya que el cruel y brutal Yahvé de los antiguos hebreos no concuerda en absoluto con las características del dios padre referido por Jesús.

En verdad, Francisco el Papa estaría exponiendo lo controversial implicado en considerar a estos ‘hebreos´ hermanos mayores, tal como se los llamó durante el papado de Pablo VI. El sionismo opera políticamente una especial pretensión de universalidad privilegiada y excluyente que mana de las intenciones de los sacerdotes judíos en el Génesis, y en esto reside su fundamentalismo y su peligrosa mimetizante megalomanía. La democracia política, la igualdad y la fraternidad universal, son enemigas de la versión sionista de la vida. En Argentina, en una muestra de desfachatez, el gobierno de los liberales caníbales antihumanisas capitaneados ya no por Mitre sino esta vez por Macri, delegó en un rabino la ejecución del Plan Patagonia, de cuyos detalles no se dieron explicaciones, aunque entre 2015 y 2019 fueron quemadas intencionalmente en la región más de 240 mil Ha, y el Secretario de Medio Ambiente Bergman fue filmado diciendo que sería la ‘Patagonia partida y repartida’, frase que jamás fue explicada. De las intenciones neocoloniales imperialistas y de capitales judeosionistas que compran tierras en la Patagonia se sabe, (lo mismo que en Palestina hace 100 años), por caso, otro rabino posee 147 mil Ha, el Grupo IRSA fundado en 1943, el mismo año del ascenso del GOU, grupo cuyo presidente fuera Elsztain, acumula más de 1 millón de Ha. Aunque el sionismo argentino organizado en la OSA, monte un ataque a terratenientes afines al Vaticano, tales como Lázaro Baez y silencie sus propias operaciones, sabemos por el otrora filtrado ‘Plan Andinia’, que sus intenciones estratégicas incluyen la secesión territorial (Cornejo) y la apropiación del ángulo antártico, porción de continente de casi la mitad del territorio continental argentino. Para concretar este propósito le falta cooptar la provincia de Santa Cruz, lo cual señala la clave del ensañamiento contra Báez, CFK y sus hijos. 

La logia sionista mundial rasgó sus vestiduras a mediados de 2015 cuando Jorge Bergoglio ya Francisco I, rompió públicamente la alianza estratégica que el sionismo había logrado en los años 60 -en oportunidad del Concilio Vaticano II-, al nombrar al Presidente Palestino ‘ángel de la paz’, dejando claramente al gobierno israelí del lado de los ‘ángeles de la guerra’. Es oportuno recordar que la influencia sionista en el mundo es lograda mediante el concurso de los Rothchild, Rockefeller, Morgan, Gates, Soros, Zuckerberg y otros miles de millonarios -aquí nucleados en la golpista DAIA-, en base a la compra o influencia sobre la gran prensa y algunos grandes medios audiovisuales afines, tales como Hollywood, el supermonopolio Disney, la CNN.

En nuestro maltratado país, el correlato de la gran prensa sionistizada se fue constituyendo alrededor del hoy Grupo Clarín, el grupo Polka, canales y radios concentradas. La presión sobre la política de gobiernos nacionalistas en Argentina, anticipó en 1989 la salida de Alfonsín. Recordemos que Alfonsín en un ocultado discurso, más allá de sus limitaciones, favores y contradicciones, criticó públicamente al diario Clarín y dio una magistral señal no comprendida de defensa de la integridad territorial cuando propuso llevar la ciudad capital a la Patagonia, sí, a Viedma. En cuanto a las costumbres y la sexualidad dentro del redil patriarcal, el sionismo, el ultranacionalismo de origen judío, está operando las  llamadas políticas de género, las que más allá de los derechos de las personas, encarnan una clara intención de ampliar el horizonte de placer dentro del redil, y de androginizar a la población mundial, estrategia controvertida que promueve el conflicto, señala falsas prioridades libertarias, divide a la burguesía así como a los movimientos de defensa de los intereses de la población mundial.

La ideología sionista es muy activa, muy agresiva, intolerante, posa de liberal humanista en donde no gobierna, tiene una doble faz y un único propósito: cumplir con el mandato que exigió Yahvé en el Génesis Capítulo 9.7, al pueblo elegido, es decir, “llenad la Tierra…sometedla…dominadla”. La posición expresada en las actitudes de la logia sionista mundial y de su sección que opera en Argentina en particular, tipifica un síndrome psiquiátrico que excede la sociopatía, a tener en observación, ya que explica las actitudes delirantes y contradictorias de personajes como Vidal, Macri, Gonzalez Fraga, Carrió, Bullrich, Kovadloff, Leuco, Mauro Viale Goldfarb. El sionismo opera cooptando y promocionando voluntades y apellidos a cambio de silencio y apoyo incondicional a Israel, como un virus, por caso, el 77% de los profesores universitarios estadounidenses son de origen judío, y en Argentina vamos en ese camino, ya que la escandalosa sobrerrepresentación en instituciones (ver el Poder Judicial, el caso Nisman con Pollak de los “Fondos Buitre”), medios y universidades, muestra una agresiva actitud metodológica excluyente acerca de cómo ejercer el poder, muestra el valor que le da a la otredad y su nula intención de integración.

 El sionismo ataca fervorosamente al peronismo e insiste en cooptarlo o fragmentarlo, vistiendo la crítica con rasgadas vestiduras intelectuales, pero sólo para ocultar que el peronismo obstaculiza su posición estratégica, ya que si se unificase en tal sentido podría constituirse efectivamente en el Movimiento de Liberación Nacional en Argentina. Para comprender su capacidad de acción y su persistencia por imponer sus propios símbolos, tomemos el siguiente dato: a poco de asumir la administración macrista, en 2016 en la ciudad de Berisso, para mucha gente, el km cero del peronismo gracias a Cipriano Reyes, el CD decidió sacar de la memoria colectiva la calle ‘Embajada de Palestina’. Cooptar o denigrar y desfinanciar (ver denuncia de James Petras). Ellos promueven lo propio judío, consideran cierto que los judíos son el punto inicial de la vida, el primer guerrero, Nemrod, el primer agricultor que plantó una viña, Noé, la ‘cole’ -aunque haya 44 colectividades que se reúnen anualmente en Berisso-, que llegaron a América hace más de mil años, que sufrieron el máximo holocausto (intentando reducir y malversar el genocidio indígena en América de 80 millones de personas), etc., etc., penetran con sus estrellas hexagonales, como en la bandera de Salta y mimetizan la bandera de Israel desplazando las guardas celestes poco a poco hacia los bordes y hacia el azul característico de la bandera Argentina. Cuidado Argentina, para un sionista no hay nada mejor que otro sionista.

Dfa, 31 de agosto 2020, para Ayllu.. (bajo licencia creative commons)..

blog de dfa http://lapoesiaylaguerra.blogspot.com.ar….

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/”><img alt=”Licencia Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by/4.0/80×15.png” /></a><br />Esta obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/”>Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional</a>.

…………………………………………………………………

Fragmento de la Carta de Einstein, Arendt y 24 intelectuales judíos contra el sionismo, publicada en el NYT, el 2 de diciembre de 1948.. Entre los fenómenos políticos más inquietantes de nuestra época tenemos, en el Estado de reciente creación de Israel, la aparición del «Partido de la Libertad» (Tnuat Haheteur) (1), un partido político con un enorme parecido en cuanto a su organización, métodos, filosofía política y planteamientos sociales, a los partidos nazi y fascista. Dicho partido ha sido formado por los miembros y partidarios del antiguo Irgun Zyai Leumi, una organización nacionalista de extrema derecha en Palestina.

Carta de Freud

Mis reticencias sobre el sionismo Sigmund Freud
La carta original, del fundador del psicoanálisis, sobre el futuro Estado de Israel, se mantuvo escondida desde 1930, año en la que fue escrita.

Oportunamente les informaremos sobre quién y por qué, el poder sionista de ese entonces censuró la existencia de esta carta. La carta pública de Hanna Arendt y Albert Einstein denunciando al sionismo como nazi, data de 1948, apenas constituido el estado de Israel, pero la de Freud tiene gran valor, en la medida en que diagnostica al “huevo de la serpiente” en estado incipiente. Curiosamente, los rabinos Aharon Kohen y David Yisroel Weiss, consideran que el sionismo es peligroso para los judíos y para la humanidad ya en esa época.

Veamos la carta en su integridad

La carta de Sigmund Freud fechada el 26-2-1930, está dirigida a Chaim Koffler, miembro de la FUNDACION PARA LA REINSTALACION DE JUDIOS EN PALESTINA (Keren Havesod) y fue traducida por primera vez del alemán, por Jacques Le Rider.

La carta, fue publicada por la revista «Clínicas mediterráneas» (Nro. 70, Erés, 2004), acompañada de un comentario de Elisabeth Roudinesco, historiadora del psicoanálisis. (También el tema fue recogido posteriormente en Le Nouvel Observateur) CARTA DE FREUD:   Señor Doctor,

No puedo hacer lo que usted desea. La reticencia de mi personalidad a interesar al público es inmodificable y las circunstancias críticas actuales no me parecen las más adecuadas para un cambio de actitud. Quien quiera influenciar al gran público debe tener algo muy sorprendente y entusiasta para decir y mi juicio sobre el sionismo de ninguna manera lo permite. Tengo los mejores sentimientos de simpatía por los esfuerzos libremente consentidos, soy fiador de nuestra universidad de Jerusalén y me alegro de la prosperidad del establecimiento de nuestros colonos.

Pero, por otra parte, yo no creo que Palestina pueda jamás devenir un Estado judío ni que el mundo cristiano como el mundo islámico, puedan un día estar dispuestos a confiar sus lugares santos a que los guarden los judíos.

Me parece que hubiera sido más atinado fundar una patria judía sobre un territorio históricamente no cargado, pero ciertamente sé que por un designo tan racional, jamás se podría suscitar la exaltación de las masas y la cooperación de las personas ricas.

Concedo también y lamento que el fanatismo poco realista de nuestros compatriotas, tiene gran parte de responsabilidad para despertar la desconfianza de los árabes.

¡No puedo experimentar la menor simpatía por una piedad sionista mal interpretada que hace de un trozo del muro de Herodes, una reliquia nacional y a causa de ella, desafía a los habitantes de todo un país!

Juzgue usted si con un punto de vista tan crítico como el mío, soy la persona que se necesita para jugar el rol de consolador de un pueblo embanderado en una esperanza injustificada.

Freud
Viena, 26 de febrero de 1930
Texto aportado por Oscar Abudara Bini
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp