Detrás del espejo (O la incógnita titulada Edenor y la energía en Argentina)

Consumidores_energia_electrica

La energía, en todas sus modalidades, es un derecho humano.

¿Qué hay detrás del espejo? se preguntó….. ( y Alicia atravesó el espejo y descubrió lo que realmente ocurría. …… y sale de la casa del espejo para entrar en el mundo del espejo donde todo se hace al revés….

A través del espejo de Lewis Carroll

Introducción

“Ya no podemos confiar en las fuerzas ciegas y en la mano invisible del mercado. No hablamos sólo de asegurar a todos la comida, o un «decoroso sustento», sino de que tengan «prosperidad sin exceptuar bien alguno»”. Papa Francisco, Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, 204 y 192.

La energía en todas sus modalidades es un derecho humano. No solo está en la Exhortación del Papa Francisco, sino en reiteradas Resoluciones de la ONU, Comité de Naciones Unidas de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, en declaraciones y resoluciones de la Asamblea de Derechos Humanos, sino también, en nuestra propia legislación. 

Como muchas cosas en la vida, se suele pensar en ellas cuando no se tienen o se suspende su servicio. Porque es un servicio. Un servicio prestado a partir del consentimiento del pueblo, del uso con estos fines de los recursos naturales. La energía, tanto la renovable como no renovable, es patrimonio del pueblo, en concepto de Nación, por lo cual el tema energético es un tema de soberanía.

La energía está presente continuamente en la cotidianidad, su uso en casi todos los momentos de la vida, pero también en la producción industrial que abarca desde alimentos a manufacturas, en el agro, en todos los aspectos que puedan ser concebidos. Dar ejemplos sería un insulto al lector, por cual el autor lo invita a pensar en qué no se utiliza algún tipo de energía.

Parte 1

La compra de Edenor, por parte del grupo Vila – Manzano (dueños de América TV y otros medios) y Mauricio Filiberti (desde hace unas cuatro décadas proveedor casi exclusivo del Estado en materia de químicos necesarios para potabilizar el agua, contratista estrella de Aysa a través de la firma Transclor SA, que además es un cliente fuerte de Edenor), a Pampa Energía o Pampa Energy, está llena de oscuridades de las que no se habla. Para intentar establecer una cierta cronología hay que comenzar por conocer a quienes integran Pampa Energía. Fue fundada en 2005 y es una de las más importante generadoras y distribuidoras de energía eléctrica y de gas, si bien sus tentáculos se extienden a muchas otras operaciones.

Participa en el 12% de la generación eléctrica, el 85% de la transmisión eléctrica y el 20% de la distribución de electricidad en el territorio nacional argentino, así como también el 6% de la producción (incluyendo parte importante de la superficie del yacimiento de Vaca Muerta y el 60% del transporte de gas natural.

Es controlada por Marcelo Mindlin, Gustavo Mariani y Damián Mindlin quienes poseen el 22,3% de las acciones. 

Otros accionistas no controlantes son la Anses que posee el 14,78%, el magnate británico Joe Lewis posee el 8,7% de Pampa Energía, mediante sus empresas Hidden Lake que controla el 4,2% de las acciones y el otro 4,5% mediante Braslyn Ltd. Otro accionista importante es el grupo de inversión estadounidense Black Rock. 

Pampa Energía es una empresa que cotiza tanto en NYSE (New York Stock Exchange) como BYMA (Bolsas y Mercados Argentinos) y tiene múltiples accionistas propietarios de la firma. El resto es de libre flotación en el mercado.

Al ser una compañía listada en el NYSE, cualquier inversor que acumule más de un 5% en forma pasiva en la compañía debe hacer un filing público de acuerdo a la normativa de la SEC. Los accionistas que tienen más de un 5% de las acciones de Pampa Energía en forma pasiva son: Brasslyn Ltd./Hidden Lake 8,7%, PointState Capital 6.6%, Black Rock 5,2%.

Algo de historia

En 2008, esta empresa pasó a conocerse como Pampa Energía, nombre que todavía conserva.En 2009 la empresa debutó en la Bolsa de Nueva York y Marcelo Mindlin, Gustavo Mariani, Damián Mindlin y Ricardo Torres ingresaron en Wall Street.

En mayo de 2018, Pampa Energía inauguró el Parque Eólico Mario Cebreiro en Bahía Blanca, con una potencia instalada de 100 MW y una inversión de 130 millones de dólares.En junio, la compañía anunció el plan de expansión en la explotación de gas en los yacimientos de El Mangrullo y Las Tacanas Norte, donde proyectan avanzar con el desarrollo de 27 pozos, 11 de ellos ubicados en Vaca Muerta. 

En marzo de 2019, se puso en marcha el Parque Eólico Pampa Energía II, en Bahía Blanca, frente al Parque Eólico Mario Cebreiro, con una potencia instalada de 53 MW y una inversión de 80 millones de dólares. 

En julio de 2019 se inauguró el Parque Eólico Pampa Energía III, ubicado en la ciudad de Coronel Rosales. Con los 53 MW que sumó este parque, en adición a los proyectos Parque Eólico Pampa Energía II y Parque Eólico Mario Cebreiro, la compañía llegó a los 206 MW de generación de energía renovable.51 Esta inauguración formó parte del plan estratégico de inversión que la empresa proyecta para el año 2019 por más de 1000 millones de dólares. También se anunció la construcción de un cuarto parque en la zona tras una nueva inversión de 70 millones. Con este nuevo parque, en 2020 la compañía generará aproximadamente 260 MW de energía eólica. 

En junio de 2020, tras una inversión de 350 millones de dólares, Pampa Energía inauguró el segundo ciclo combinado en la Central Termoeléctrica Genelba, ubicada en Marcos Paz, provincia de Buenos Aires, alcanzando una potencia instalada total de 1237 MW, y transformándola en la central de ciclo combinado más grande de argentina.

Según algunos medios periodísticos, ha sido considerada como uno de los principales conglomerados del proceso de cartelización de la energía en Argentina. En el proceso de privatización, el poder Ejecutivo de aquel momento decidió dividir la distribución de la energía eléctrica en la Ciudad de Buenos Aires en dos concesiones que otorgó a dos empresas: Edenor y Edesur mediante el decreto N.º 1323 del 28 de julio de 1992.La concesión de Edenor fue otorgada por el Estado Nacional en 1992 tras la privatización de SEGBA (Servicios Eléctricos del Gran Buenos Aires) mediante el decreto N.º 714 del 28 de abril de 1992 y fue adquirida por un consorcio de empresas. Hoy, los cuatro socios de Pampa conforman el management y conservan el 20% de las acciones de la compañía aproximadamente. (1)

El rápido ascenso de Pampa Energy

El puntapié inicial lo dio en julio de 2004 cuando, a través del Dolphin Fund Management, adquirió el 50 % de Citelec de manos de la británica National Grid. Con esta operación, pasó a controlar la mitad del paquete accionario de la transportadora de energía eléctrica Transener. Un año más tarde, se produjo el ingreso de Mindlin en el segmento de la distribución eléctrica, al quedarse con el 65 % de Edenor, a partir de la compra de las acciones de Electricité de France.

En 2006, plantó bandera en el segmento de la generación eléctrica, al asumir el control de las hidroeléctricas mendocinas Los Nihuiles y Diamante, a las que se sumaron luego las centrales térmicas Güemes (Salta), Loma La Lata (Neuquén), Piedra Buena (Ingeniero White); y posteriormente, la hidroeléctrica Pichi Picún Leufú (Neuquén) y las térmicas Genelba (Marcos Paz), Piquirenda (Salta), Parque Pilar y la de cogeneración EcoEnergía (Bahía Blanca). En los próximos meses Pampa inaugurará el Parque Eólico Corti, a 21 km de Bahía Blanca, y están en construcción otros dos en la misma zona, uno de ellos adyacente al Parque Corti y otro en Coronel Rosales.

La entrada del holding en el sector hidrocarburífero se produjo en 2009, con la constitución de Petrolera Pampa, orientada a las inversiones en exploración y explotación de gas y petróleo en la Cuenca Neuquina. En ese marco, un proyecto clave ha sido la firma de una asociación en 2013 con YPF para desarrollar la producción de gas en Rincón del Mangrullo, que alcanzó en 2017 una producción diaria de 2,4 millones de m3 y es actualmente la tercera área no convencional con mayor cantidad de pozos de explotación, por detrás de Loma Campana (YPF-Chevron) y de Loma La Lata-Sierra Barrosa (YPF).

El último gran salto de Pampa se concretó en mayo de 2016, con la adquisición del 67,19 % del capital accionario de Petrobras Argentina, lo que le permitió ampliar su presencia tanto en el upstream –exploración y explotación de hidrocarburos– como en el downstream –refinación y comercialización de combustibles –, y la participación de Petrobras en Transportadora de Gas del Sur (TGS).

La estrategia actual de Pampa Energía es “focalizar sus inversiones y recursos humanos, tanto en la expansión de capacidad instalada para la generación de energía eléctrica, como en la exploración y producción de gas natural, con especial foco en el desarrollo y la explotación de reservas de gas no convencional (shale y tight gas)”, tal como señaló la empresa en un comunicado de prensa en enero pasado. En este contexto, se comprende entonces la decisión de desprenderse de los activos “heredados” de Petrobras en el segmento del downstream, que se plasmó en la reciente venta al grupo holandés Trafigura de 250 estaciones de servicio, la refinería de Bahía Blanca, una fábrica de lubricantes y la terminal de almacenamiento y despacho de combustibles ubicada en Caleta Paula (Santa Cruz). (2)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp